lunes, 19 de marzo de 2018

La lluvia...



pasión, amor, deseo, sensaciones, emociones, la lluvia



Tras los cristales la lluvia caía torrencialmente mientras la chimenea crepitaba.
Desde el sofá, bajo una manta, contemplaba la tarde escuchando el sonido del agua golpeando la ventana, imparable, rítmico, al compás de su propia melodía, ajeno a todo lo existente a su alrededor.

Cerró los ojos y sintió cómo sus dedos acariciaban con ternura su piel deslizándose sinuosa y dulcemente hacia un destino incierto, ansiado, desconocido. 
Percibía su inconfundible aroma. Inspiró profundo.  ¡Cuánto le gustaba su olor!

Advirtió su boca junto a su boca, labios con labios, lengua con lengua, comenzaron casi con timidez a descubrirse. Despacio, sin prisa, lentamente exploraban texturas, sabores, en un juego perfectamente acompasado intercambiando cómplices fluidos de amor. Todos los sentidos despiertos.

Y se dejó llevar sin resistencia, abandonándose en un mar de emociones de esas… que erizan la piel. Secretos de amor, tensiones de pasión, caricias compartidas, miradas que se hablan sin necesidad de palabras....

¡De nuevo era feliz!

Y quiso detener el tiempo...

Porque ella y sólo ella, después de años, hizo posible vivir de nuevo un instante a su lado.
Como si fuese cierto, como si fuera real...
La lluvia...




Esther de Paz


Si te gusta mi blog, te invito a suscribirte.
¡Me encantaría contar con tu compañía en cada café! ¿Me acompañas?
(Desde tu dispositivo móvil podrás hacerlo si bajas hasta el final de la página y eliges "ver versión web" en la parte derecha encontrarás un espacio para suscribirte con tu email)