lunes, 26 de octubre de 2015

El color de la emoción, te contaré un secreto…





¿Te imaginas un mundo sin color?

Ufff, me rebelo sólo de pensarlo.

¡El mundo es de colores! los colores nos transmiten emociones y cada emoción tiene su propio color.

Los colores nos afectan psicológicamente, nos provocan ciertas sensaciones y los asociamos con estados de ánimo.

Cada color, tiene para nosotros un significado y estimula una reacción, una emoción, por eso el color del que vemos la vida siempre, invariablemente está asociado a nuestras emociones.

Si estás triste lo más probable es que lo veas todo gris.

Si los problemas se acumulan uno tras otro sin que ninguno se despeje agotando tu resistencia, el color dominante es el negro.


Cuando vives un romance, eres feliz  y sonríes la vida es de color rosa. 

El rojo es el color del amor y la pasión.

El verde nos evoca frescura, naturaleza, naturalidad, esperanza.

Cuando las cosas salen bien y la perspectiva es favorable, el blanco resplandece llenándolo todo de luz.

Por el contrario, asociamos el marrón a problemas, fastidio, situaciones comprometidas.

Y así los días se revisten de diferentes colores porque en todos y cada uno de nuestros días nos acompañan las emociones.


Yo quiero que mi mundo sea rosa, blanco, rojo, verde, naranja, oro, azul…  ¡Quiero que sea multicolor!

También soy consciente de que la gama es amplia y en ella igualmente habitan el marrón, el gris, el negro… pero lo que estos colores no saben es que apenas disponen de espacio porque siempre estoy en guardia para que no colonicen mi vida.

Verás, te contaré un secreto…

Yo elegí hace mucho tiempo que, como mínimo, mi mundo tenía que ser Naranja, Oro y Azul.

¿Por qué?

Porque:
Naranja es calidez, sensibilidad, generosidad, resiliencia, empatía, amistad,  calor, optimismo, seguridad, amabilidad, confianza

Oro es brillo, cariño, riqueza interior, claridad, aventura, riesgo, fortaleza, esplendor, energía, decisión

Y, por supuesto, no podía dejar de elegir…

Azul, inteligencia, serenidad, equilibrio, armonía, fidelidad, belleza, tranquilidad,  paz de espíritu, honestidad, alegría, emoción, sueños… ¡ilusión!

¡Este es mi secreto!

Ahora tú eres mi cómplice  y como tal quiero que me acompañes y, en esta apasionante aventura por la vida  juntos, hagas tuyos mis colores base.
Ellos son los protagonistas de esta nueva imagen que los dos, Tú y Yo,  ¡estrenamos hoy!

Ven, dame la mano, sumérgete conmigo en  www.estherdepaz.com 
¡Quiero que disfrutes!

De momento es una landing page pero muy pronto... vivirás la experiencia completa.

¿Te gusta?

¡A mí me encanta! porque está pensada para ti y por ti y  para que la disfrutemos en total y absoluta complicidad.

¿Sabes? me ¡he vuelto a pintar!, me he vuelto a pintar para mejorar, para que mejores, para provocar tus emociones, para disfrutar y que tú lo hagas conmigo,  para que sintamos juntos un nuevo soplo de aire fresco en el rostro y con esa fuerza…  ¡coloreemos el mundo!

Quiero que cada vez que me pienses o me busques escribiendo en tu dispositivo “EstherdePaz”, sientas que estás en casa, en primavera, en un lugar apacible donde reina la armonía, sientas que entras en tu rincón, donde puedes respirar, tomarte un café, descansar, charlar, sonreír, reflexionar, sentir, emocionarte y sobre todo saberte escuchado, acompañado y comprendido.

Naranja, oro y azul, mis colores ¡y los tuyos!   Recuerda… ese es nuestro secreto.

Y ahora, convencido y desde el corazón, repite conmigo:
¡No! A un mundo sin color, ¡No! a un mundo sin emociones. 

¡Adelante, no hay tiempo que perder!, juntos, vamos a cambiar el mundo, pintarlo de color y rebosar la vida de emoción!




Esther de Paz


Si te gusta mi blog, te invito a suscribirte y no perderte ninguna de nuestras apasionantes charlas.
¡Me encantaría contar con tu compañía en cada café! ¿Me acompañas?
(Desde tu dispositivo móvil podrás hacerlo si bajas hasta el final de la página y eliges "ver versión web")
¡Gracias por estar aquí!